sábado, 21 de julio de 2012

RELATOS CORTOS CON MUCHO SABOR

Amigos de mi blog:
Estamos a mediados de julio y en Córdoba el calorazo es tal que tanto para cazar como para pasear, solo nos queda el lubricán y estos largos atardeceres que se prolongan de 7 a 10. Es tiempo de preparar futuras incursiones, darles un poco de jarilla a los conejos, y... recordar viejos lances y anécdotas.


        Antonio Cano, cordobés trasplantado a Málaga, se nos ha convertido en un experto montesero.

Pues bien, creo no equivocarme al ofreceros esta serie de relatos cortos de un cazador ya experto pero al que conocí siendo un niño y al que tuve el honor de hacer novio tras cobrar una marrana en La Porrá.


Benemérita foto de un 20 de noviembre de 1983. Celebramos en Las Mesas el noviazgo de tres nuevos monteros: Andrés "Sito" Mialdea, Antonio Cano Trillo y Miguel Moreno Jr. 
El "boss" de este blog posa orgulloso entre los nuevos cofrades

Antonio Cano Trillo, y apunto su segundo apellido por distinguirlo de su tío homónimo, nos va a hacer más llevadera la espera con esta derramada prosa escrita con una mezcla de candidez y sapiencia. ¡Seguro!
Para acceder a la lectura de sus NUEVE RELATOS CORTOS, fotos incluidas, pinchad AQUÍ.
¡Que los disfrutéis!

          Un cordial abrazo de vuestro amigo





martes, 10 de julio de 2012

OPERA PRIMA DE UN JOVEN MONTERO PLUMA EN MANO

Amigos de mi Blog:
Cuando un joven se decide a escribir sobre montería, deberían sonar campanas de gloria en el cielo de los monteros pues es como confesar amor a una bella joven.

Escribir sobre caza es como una declaración de intenciones, una promesa hecha que no se romperá jamás; la demostración más clara de que la afición es firme y no ha de quedar en medias tintas.

El autor del relato con el venado objeto del mismo

En este texto, a caballo entre la candidez del joven y la mucha sapiencia adquirida de su padre, Francisco José García Rubio, nos regala un relato que huele a verdad y renuevo de monte en cada renglón.

Que lo disfrutéis. Para mi queda la satisfacción de haber dado la alternativa literaria a un joven cazador. ¡Ahí es nada!

Para poder acceder a este emocionante relato, pincha AQUÍ