Manuel Mialdea Lozano
Bienvenido a mi Blog. Un pequeño espacio donde compartir nuestra común afición a la caza y al campo. Gracias por visitarme

lunes, 3 de septiembre de 2018

2 venados en el 3 de Los Caserones


                               Hola, amigos de mi blog:





Han sido tantas las cosas que he ido haciendo este verano que, fijaos, tengo artículos publicados en Mayo que aun no os he regalado.
Todo empezó con el lanzamiento de mi tercer libro - Desde el 2 de Los Caserones - y sus "presentaciones", pues fueron varias aunque suene a cachondeo. Los que me seguís habitualmente lo sabéis.
Durante toda la primavera y principio de verano me dediqué a distribuirlo EN PERSONA, pues no tengo quien lo haga por mi... pero no me importa, sobre todo cuando se trata de mandároslos dedicados por correo certificado. ((jeje. Tenía que hacer pelín de publicidad,. jejejheje. Recordad mi correo: lolomialdea@gmail.com )
Llegado agosto me fui de corzos a Polonia. De ello ya os he hablado por lo alto en entradas anteriores, pero os prometo un par de artículos en plan cuenta cuentos, que es lo que se me da bien.
...y por fin acabo de volver de 2 largos fines de semana titando tórtolas y palomas en Las Mesas. Nos hemos divertido tela marinera (algo os dejaré en Facebook uno de estos días) pero a fuer de ser sincero, tras la tercera tirada ya estaba deseando quitarme para ir a los comederos con Manolo, nuestro guarda. La cosa esta aun flojilla pero entre a berrea que está a punto de reventar pues empiezan a verse a las ciervas receptiva y las toradillas de machos se disgregan, y la buena cosecha de bellota de quejigo que tenemos, seguro que irán entrando. Cochinuchos hay un pintaillo, pero la experiencia me dice que también irán a más, a mucho más. ¡Vivir el campo, eso es lo único que importa!
Este artículo no es uno al uso. Se trata de una pequeña serie de capítulos sueltos del antes mentado libro. Me lo propuso mi amigo Jose Mª Garcia, mi "dire" en Caza Mayor y Federcaza, y a mi me pareció una idea genial. Así os hacéis una idea de lo que va el libro. ¡¡Ah, y os prometo que los elegí al azar!! No son ni de lejos los mejores. Os lo dejo escaneados tal cual. Si veo que no se leen bien agregare el texto del documento word.



En fin, que recibáis mi mejor abrazo y ¡Buena Caza!

PD: Espero que manejéis los Smartphones mejor que yo porque se ve muy pequeño y es un coñazo. Bien sé que todo el mundo tira del móvil, pero haced un esfuerzo y vedlo en el ordenador.





martes, 28 de agosto de 2018

Campos de concentración nazis o Gulag comunistas

Queridos amigos de mi blog:




Voy a ser parco en palabras porque la indignación me llevaría a actuar como estos ECOTERRORISTAS de la palabra, basura de las redes sociales, que son los radicales animalistas.
Si hoy escribo, con muy pocas ganas y menos tiempo, es porque quiero expresarle un total apoyo a mi amiga Pilarita E. Reina, que coincidió conmigo en Polonia aunque ella en la zona de  Varsovia y yo en Bielsko-Biala, muy a sur. La están agrediendo por ser mujer y cazadora y no podemos consentirlo, ni con ella ni con nadie. Perdonadme mi poca pulcritud por una vez.
Un abrazo a todos, y esta vez mas alto que nunca: ¡¡¡VIVA LA CAZA!!!
Intencionadamente no voy a ser macabro.
Me voy a limitar a lo que he escrito en su muro de Facebook y en el mio propio:






Manuel Mialdea Lozano Conozco a Pilarita desde que era muy niña y siempre tubo una gran afición. La recuerdo muy en especial cuando ella acompañaba a su tío Rafa Ruda en La Loma de La Higuera mientras que su hermano Batito se venia conmigo. Una chica agradabilísima, exquisitamente educada por su madre y con un buen gusto encomiable. Quiero rendirle homenaje desde aquí y decirle que por cada hijo de Satanás que la insulte tiene tras de si a decenas de cazaror@s de bien que nunca la abandonaremos. Ánimo y un beso, Pilarita.


Manuel Mialdea Lozano Por cierto: Yo estaba a la vez que Piilarita cazando corzos en el mismo país y de hecho a mi me mandó por wassap la foto del "escándalo" en tiempo real. Yo me pregunto una cosa: ¿Como es que nadie se mete conmigo cuando también mis fotos rulan por ahí en facebook y mi blog y se me conoce bien por mis libros y revistas?. Yo os lo diré: Porque esos malnacidos ecoterroristas son unos cobardes que creen que atacando a una mujer atacan a una presa Fácil. Pues habéis topao con hueso, gusan@s. 🦌🐗. Vosotros sois🐀🐔🐍🐛

Manuel Mialdea Lozano Y para terminar: Estando en Polonia era obligado conocer ese campo de horrores nazi que es Auschwitz-Birkenau. He de deciros, bastard@s, que estoy convencido de que resucitaríais aquello encerrando a los cazadores después de leer vuestros comentarios. Sois las heces de la especie humana, camuflado entre perritos comecoños, animalitos malcriados y comiendo caca verde en vez de buena carne de monte, Coño, ¡Que a gusto me he quedado.




 🦌🇪🇦🦌🇵🇱🐗😘

martes, 14 de agosto de 2018

Mis corzos Polacos


                     
    Un típico rincón polaco. Mi guía, se adelanta mientras hacía la foto

Queridos amigos de mi blog:

Ha pasado justo una semana desde que regresamos de Polonia y, realmente, la experiencia no ha podido ser mejor, incluso superando la expectativas que parecían altas. Nuestro cazadero: Bestswina, cerca de la ciudad de Bielsko-Biala, al pie de los Cárpatos y a tiro de rifle de Chequía y Eslovaquia, en el sur del país..

                                  El doblete, uno parado y el otro corriendo

Polonia es un país expendido y en plena expansión, donde los corzos son legión y de bastante buena calidad. Por otra parte, tanto un servidor vuestro, como mi hija Isabel y mis compañeros Jesús Sevillano padre e hijo, mis compañeros de caza, hemos vuelto enamorados de su flora, fauna, gentes, paisajes y monumentos extraordinarios como los conocidos en esa increíble y cosmopolita ciudad que es Cracovia. Para colmo visitamos Auschwitz-Birkenau, algo para no olvidar jamás.


                                     

    Situación geográfica de los 9 abates, vía Google maps




                                    El segundo entró al reclamo como un valiente

Personalmente vengo asombrado, y perdonad mi inmodestia, de como sigo tirando con rifle a mis 60 tacos. 9 tiros y 9 corzos cobrados, abatidos en todas las modalidades posibles dada la época de celo, y en distancias desde 30 a 270 metros, parados y corriendo cuando fue menester. No es broma, compañeros, y colocando todos los tiros a escasos 5 cm. del codillo. Eso si, con trípode, artilugio que nunca había usado. Dicen que "el que tuvo, retuvo", y debe ser cierto.

                                   
                                   

...Y tendréis que perdonarme que no pueda ser demasiado explicito por el momento, puesto que la historia completa será contada, en primer lugar, en las revistas donde tradicionalmente escribo, y en ese momento, pasado un mes, tendréis la información completa. Incluso me estoy planteando muy seriamente completar mi obra literaria con un librete de mis aventuras - pocas pero jugosas - fuera de España. Escocia, Portugal, Marruecos, y quizás próximamente África, dan para mucho y merecen ser contadas con pelos y señales. No estaría mal llegar al quinto libro, aunque pretendo tomármelo con calma pues aun ando en plena distribución del último: "Desde el 2 de Los Caserones"


                                

Pero como esta entrada no seria ni medio regular tal cual, os dejo un ramillete de fotos, no las mejores, para abrir boca.

Recibid mi mejor abrazo y mucha suerte en la media veda, los aguardos y la berrea.
Lolo Mialdea





martes, 31 de julio de 2018

En la víspera y con nerviosismo a pesar de mis horas de vuelo

Bueno, Familia, mañana vuelo a Polonia, desde Málaga a Cracovia en compañía de mi hija Isabel y mis buenos amigos Jesús Sevillano Sr. y Jr., tras los famosos corzos polacos.

                               Cazados por un compañero español en Bestwina con Artemis

De Cracovia al día siguiente a Bielsko- Biala, al sur del país. El cazadero está en los alrededores de Bestwina, pero, claro, no puedo concretar aun más que especulando. Ya veréis los artículos que nazcan, primero en prensa y al mes en mi Blog de Lolo Mialdea (http://lolomialdea.blogspot.com/)
ES POR ELLO QUE OS COMUNICO QUE ESTARÉ MISSING aunque, aviso a los cacos, mi casa queda habitada y bien guardada por hombres y perros.
Os dejo unas fotillos de los corzos de la zona cazados por un compañero español y algo más.
Un abrazo y buena caza
Lolo Mialdea

viernes, 13 de julio de 2018

Hola y hasta muy pronto

                        Con mi hija Isabel y uno de los mastinacos de Las Mesas

Queridos amigos de mi Blog:

Resulta que he andado muy liado y...lo que te rodaré, morena. Os explico:
Al margen de toda la movida de la distribución de mi libro "Desde el 2 de los Caserones", me he metido en la reforma de un piso, he arreglado mil burocráticos papeles, etc. Pero no todo han sido pesares.


       Entre otros libros, he leído este de mi viejo amigo Víctor Hens. Simplemente será un clásico, ya lo veréis: ¡MAGNÍFICO!

Del 26 al 31 de Julio pase unos días deliciosos en Las Mesas con mi hija. Empleé el tiempo en pasear, leer, conversar, bañarnos en el pantano de La Breña y DESCONECTAR pues estaba "al borde de un ataque de nervios".


                    En La Breña, con muchas reses viéndonos desde sus encames ¡Seguro!


El caso es que ahí no acaba la cosa:
Del 1 al 8 de agosto de voy a Polonia de corzos - ya tendréis noticias al volver - y al poco comenzamos la media veda con palomas y tórtolas como principales protagonistas... y el 5 de septiembre me opero de la rodilla derecha (Robocop-Lolo). Creo que es el momento oportuno pues, mal que bien, llegaré justo para poder empezar duro con reses y zorzales al desvede general.


       Willy y Gero, los dos perros de la casa, sin collares porque íbamos a bañarnos


Con esto os quiero decir que andaré errático en mis entradas aquí, pero habéis de saber que tengo para vosotros varios de mis artículos recientemente publicados y que os iré regalando conforme se aproximen las monterías.

En fin, amigos, que no me enrollo, que como al comienzo dije, esto es un hasta muy pronto.
Un abrazo y buena caza
Lolo Mialdea





sábado, 23 de junio de 2018

El reto de NaTZaYA



Hola de nuevo, amigos de mi Blog:

Como muchos sabréis, pues habéis visto numerosos documentales de Juande Bonilla (NaTZaYA), a menudo he sido filmado por él y mas frecuentemente aun he actuado como operador de cámara. Me considero un fiel colaborador y como prueba de ello lo que a continuación os dejo.

NaTZaYA nos lanza en este documental un reto que él mismo os expone.
La parte cazadora es la que creo que es la mejor entrevista filmada que me han hecho, a partir del minuto 12.37 de la pelicula, donde tocamos todos los asuntos que me conciernen, así como temas de actualidad cual es el problema que nos acosa: El animalismo.

Como siempre se intercalan numerosas secuencia de caza que dan "ambiente" adecuado a las palabras. Estoy seguro de que os gustará.


Sin más os dejo con Juande y su RETO.

Un abrazo de vuestro amigo Lolo


miércoles, 20 de junio de 2018

Andanzas de un furtivo





Hola amigos de mi blog:

El pasado domingo 17, en el seno de la jornada de hermandad de Jóvenes Monteros de Puertollano, presentamos un libro que estoy seguro de que va a gustar muchísimo por las extraordinarias experiencias de "el Pelao", Martín Moreno Muñoz, que ahora ya se puede decir.

¿Que voy a decir yo de un libro que me ha cabido el honor de prologar? Sencillamente que no lo hubiera hecho de no pensar que es bueno, muy bueno.
Mirad: Para describiros lo que os traeréis entre manos, voy a hacer dos cosas, la segunda con el permiso del autor, lógicamente:
En primer lugar copiaros mi modesto prólogo, y la segunda elegir un capitulo corto y ni mucho menos el mejor y de la que podríamos denominar "su primera época", y dejar que vosotros juzguéis. Os advierto que lo gordo viene después, y que es ¡Muy gordo!

Pero antes de pasar a ello, y aun antes de que se distribuya adecuadamente el libro, os dejo el teléfono y e-mail de Martín para que podáis hacer pedidos, dedicados y enviados por correo certificado. Su precio es simbólico: 10€

Teléfono: 699084888
email: cinegeticatanovia@hotmail.com



                                                         Prólogo

Amigo lector, cazador de reses y compañero montero:

Ya nos decía por ahí D. Antonio Covarsí en uno de sus libros – ni buscaré cual ni pretendo ser literal en sus palabras – que no buscáramos en sus relatos arroyos cristalinos ni pajarillos multicolores y cantarines. Que esperáramos, en cambio, la verdad desnuda, la vivencia real, la interpretación personal, la percepción del cazador puro y duro, que no es poco todo ello. Para él los perros no cantan, siguen la ladra o dan de parado.

Pues bien, El Pelao escribe como vive, se diría que a latigazos, a ráfagas de viento, como se rececha un venao o se espera el salto del marrano desbarrado al cortadero.

Ni por asomo pretendáis leer un relato pulcro, lexicológicamente perfecto, semánticamente acertado, sin reiteraciones ni errores de estilo, ni siquiera con una ortografía a toda prueba. No. Buscad y encontrareis lo que os cuenta un furtivo tal y como lo haría al volver de una correría o al amor de la candela.

A mí, que me ha cabido el honor de “descubrir” su texto original, y el trabajo de hacerlo simplemente comprensible al cazador medio.Ni se me pasó por el magín intentar cambiar su estilo. ¡Qué va! Hacerlo hubiera sido bastardear los relatos. Perdonadme, pues, si encontráis cosas un poco fuera de lugar. Lo he hecho adrede.

No voy a contar ni cómo ni cuándo conocí al Pelao. Tampoco como he ido profundizando en su amistad y aprecio ni ninguna otra zarandaja al uso en los prólogos normales. Mucho menos entraré en juicios de valor – ¡qué tontería si he sido pecador antes que fraile y he tenido el valor de dejarlo por escrito en libros y artículos! – porque ni soy juez ni verdugo. Solo soy un enamorado del arte de la caza, y como tal he leído a nuestro protagonista. Solo os diré en este modesto prólogo, que vais a leer las palabras de un auténtico cazador de reses, de un maestro en el monte, de un tío bragado y algo loco a veces.En una palabra y aunque no me guste el término: De un monstruo en lo suyo.

Gracias Pelao, por haberme dejado “desflorar” tu vida asilvestrada e intentar darle  sentido comprensible a tu léxico serrano, ora cortante como una navaja, ora inconexo como aire que revoca en el paso. Y perdonadme vosotros, lectores, si no he estado a la altura de una labor que me ha resultado ardua cual cobro complicado y largo. Ni soy corrector ni pretendo serlo, y, por otra parte, me reitero al afirmar que prologar es el palo más difícil de la literatura cinegética. ¡Qué osadía meterse en la mente ajena! Cada cual tiene su estilo propio, su impronta, y el mío ya lo he dejado por ahí escrito.

Señores, va a comenzar el monteo, y esta es la cacería y el libro del Pelao, ni más ni menos… y se acabó lo que se daba.

Dado en Córdoba el día del Señor 15 de agosto de 2017,  Asunción de la Virgen María. Que ella, Santa señora de La Cabeza, nos guarde en nuestras andanzas serreñas.

Lolo Mialdea Lozano



Capitulo 4

EL CAZADOR ATRAPADO

Ya Poli, con su permiso de armas y unos ahorros que teníamos los dos, decidimos dar el paso de dejar tranquila a esa vieja arma que utilizábamos y comprarnos un rifle. Dicho y hecho. Un viernes nos llamaron del cuartel de la Guardia Civil para informarnos de que nuestro nuevo fusil había llegado. Antes de terminar la conversación ya estábamos nosotros allí para recoger la tan ansiada arma. Un rifle normalito, del calibre 30.06, al cual, en el futuro, sacaríamos un buen rendimiento.

Según lo recogimos nos fuimos derechos a probarlo. Estaba perfectamente puesto a tiro, y por lo tanto no teníamos tiempo que perder. Esa misma tarde había que probarlo.
Nada más comer estábamos camino de un gran barranco que hay en la finca donde habíamos visto un buen venao. Era una zona muy querenciosa y teníamos un largo testero de pinos para poder tirar, y además no se hacía prácticamente ruido pues andábamos por una vieja verea en el pecho opuesto.

Cuando llevábamos 10 minutos de subida, Poli portaba el arma y, entre unos pinos, vimos el venao que andábamos buscando y estaría a unos 120 metros. ¡Qué oportunidad tan idónea para probar nuestro nuevo rifle!, porque con el que cazábamos antes hubiera sido imposible tirarle desde esa posición.

Poli mejoró un poco la posición a lo alto de unas piedras que nos taparían del animal. Solo se le veía el cuello y la cabeza y, por lo tanto, le apuntó a la tabla del pescuezo y disparó. Dejamos de verlo al acusar el impacto, pero sabíamos que le había dado.

Le propuse que me diera el cuchillo para rematarlo, mientras él se quedaba en las piedras por si acaso el animal se levantaba y emprendía la huida.

Yo rondaría los 11 años y no era tampoco muy corpulento. Era más alto que grueso, y allí estaba con mi machete para quitar de penar a ese extraordinario venao que habíamos tirado. La verdad es que tardé un buen rato en llegar porque el terreno era muy abrupto y tenía mucho monte. Pasados 15 minutos llegué al sitio donde habíamos tirado el animal, y efectivamente le había dado pues había un gran charco de sangre y muchas jaras rotas, pero ni rastro del animal. En ese terreno se anda muy mal porque cuando sembraron los pinos hicieron como bancales para hacer las líneas de pinos y el monte se los había comido. Además el desnivel del terreno era considerable.

Siguiendo los rastros de la sangre que iba dando el animal y las matas rotas, por fin llegué a él. Estaba vivo. Le había pegado en el cuello sin tocarle hueso y se encontraba muy entero. Podía tardar en morirse bastante rato por lo que decidí entrarle a cuchillo.

De cuerna era grande, pero de cuerpo parecía una vaca. ¡Era inmenso!

Dándole la vuelta me coloqué en la línea inferior a su posición, y entrándole por detrás buscaba el sitio donde pincharle. Por la densidad de monte y pino que había desde mi posición, no veía a Poli ni el a mí.

Con el cuchillo preparado me acerqué a él desde mi posición. Cuál fue mi sorpresa que al clavarle el acero hasta dentro, el animal, aún muy fuerte, se intentó levantar, pero esa cuchillada había sido mortal. El problema fue que al incorporarse se cayó sobre mí, quedando yo con las piernas por encima y el cuerpo hacia abajo, sobre la terraza inferior.
Ahora si sabía lo que pesaba ese bicharraco. Ahí estaba yo con ese pedazo de pavo en lo alto sin poder moverme. Como prácticamente tenía todo el venao en lo alto, y encima la posición en la que había quedado no era la mejor para hacer fuerza, me era imposible de moverlo.

Además de estar bregando con el animal, en la posición en que me encontraba, no podía ver a mi compañero ni darle voces para que viniera a por mí.

Allí me veía tirado en el suelo con un bicho en lo alto. Se me pasaba de todo por la cabeza. Llegué a pensar que como Poli no me encontrara… allí me comían los jabalíes.
Pasada media hora, que para mí fue interminable, Poli supuso que pasaba algo y decidió adentrarse en mi búsqueda. Yo me encontraba bien. Lo único era que no podía moverme ni pedir auxilio.

Pasado un ratito oí el monte cerca y una bocanada de esperanza me llegó. Poli había arribado al lugar del tiro y enseguida llegaría a mí. Era mi salvación. Cuando vi entre las jaras sus pies,  se me ocurrió la brillante idea de hacerme el muerto.

Poli, cuando vio la estampa de ese gran venao en lo alto de su amigo, y que este estaba inconsciente, se asustó muchísimo tirando el rifle al suelo y gritando:
-¡Lo ha matado!
Con las mismas se abalanzó sobre el venao para quitármelo de lo alto y yo le lancé un grito de fantasma
-Auuuuuhhhhh.

No sé qué hubiera sido peor, sí que me matara el venao o ver a Poli como se puso. Un poco más y quien me mata es el a mí por gastarle semejante broma. Creo que cuando vio lo que había pasado se asustó tanto que al ver que, dentro de la gravedad del asunto, yo estaba para bromas, me hubiera dejado allí debajo de aquel animal.