miércoles, 30 de julio de 2014

LA GUADAÑA


Amigos de mi blog

Quiero dejar bien sentado, que sí, que sé que no no es ninguna exclusiva, que ya está en Cazaword y algún otro sitio, más como mi ciberamigo José Luis Blanco tuvo a bien publicar esta maravillosa serie de relatos en mi GRUPO de Cazaword, e interrogado acerca de la conveniencia e inexistencia de problemas manifestó su aquiescencia, me animo a daros a conocer estos artículos de su amigo J.M. "Polvorilla", que son verdaderas delicias a para los cazadores de bien.



Otra cosa que me ha decidido es la conciencia de que cada uno llega a donde llega, y que muchos de mis seguidores no tienen que ser los mismos...¡Y me niego a que estos relatos no alcancen la máxima difusión! Se que llego con fuerza a Portugal, EEUU e Iberoamérica y ellos también merecen leer estos escritos que definen al auténtico cazador.



Repito que no tengo el gusto de conocer a los protagonistas, el busca y el podenco quitador, más espero que estas entradas en mi modesto blog nos acerquen un poco más en este mundillo de individualidades. Sin más preámbulos os dejo la primera entrega. Vosotros juzgareis, pero a mi me ha hecho hervir la sangre.

Recibid un fuerte abrazo y besos para las señoras.

Lolo Mialdea

PD: Fueraparte, ante la imposibilidad de encontrar fotos temáticas porque a mi me dan los siete males solo de pensar en montar a caballo y correr tras el cochino a punto de romperme la crisma, las instantáneas han sido extraídas de la red. Si a alguien le molesta que me perdone y yo borrare las conflictivas



LA GUADAÑA



A Juan Rodríguez, sanador de caballos. Benditas sus manos y maldita mi afición…

Cómo está el campo… Por Dios. El campo está dorado por la proximidad del estío, está duro, está seco. Pero el campo es la obra más hermosa del Altísimo. Y ponlo de fiesta con sus mejores galas, pues no existe imagen más bella que la de un trigal surcado por un puñado de caballos. Dios existe y se sienta por las tardes en las crestas a disfrutar de su obra.

Entre los trigos nació una potra. Alazán tostada de capa, maninegra, lucera, valiente. Y entre los trigos creció como la más campera y hermosa de las flores… Amapola. Así se quedó. Y así sigue siendo. Suave, valiente, caliente de sangre, fría de sesos… Lancera. Se me encogen las tripas sólo de pensar que le habría podido pasar algo…

Del zarzal salió. De dónde si no. Hace calor, mucho. Y las riberas están serenas y nadie molesta. Entre los poleos el mosquito no ataca. Y allí estaba encamado. Pero claro, le sorprendieron los caballos. Le sorprendieron demasiado. Porque se detuvo un segundo, le rodearon… y cuando quiso correr ya los tenía encima.



El calor fue nuestro aliado. Porque a esas horas y con el suelo tan duro el marrano se agota, el caballo también. Pero de uno a otro hay un metro de patas de diferencia. Le acosamos en plena carrera. A todo gas. Vamos Amapola, ahora es el momento de sacar lo que llevas dentro ¡vamos!

Los chaparros, las piedras y la distancia dejan atrás a los compañeros. Duelo entre titanes. Mano a mano. Le veo las turmas al guarro, le veo las piñatas. Es un matacán de los bravos. Escurrido de nalgas, largo, cabezón…. Me palpita el corazón más fuerte. Vamos mi niña, mete riñones que nos vamos juntos a la Gloria. El cochino intenta apretar, está cansado, voy como una locomotora a chocar contra un carromato… el verraco nota la inminencia del choque, se para girándose con las fauces medio abiertas, saco medio cuerpo fuera de la montura, monto la lanza, me agarro al palo dispuesto a partirme el hombro, meto la espuela izquierda para matar o morir…

Crujió la lanza y el cuerpo del cochino. Cayó, se levantó, me rehíce en mi montura, giré la yegua para otro envite, apoyé con las espuelas. Sudores, suspiros, cuánta confusión, éxtasis e incertidumbre. El peludo huye al monte cercano, son pocos metros, los suficientes para no llegar a cortarle. Amapola lo está cazando, es ella la que sabe su cometido. Qué imagen. Llego de nuevo y de nuevo le entallo, se mete rodando bajo una chaparra ya dentro de la espesura. Se me va… Dios se me va un cochino como un tren… Y donde no hay lo saqué, y Amapola no manseó, y juntos nos metimos en la boca del infierno para acabar con ese cochino tremendo, o morir los dos allí mismo….

Voy corriendo detrás de Amapola, dando cojetadas por el golpe en la rodilla. Llevo las manos pringadas de sangre, el cuchillo también. Pero el carmín que me arranca lágrimas de los ojos es el de mi yegua, herida en un remo por un cochino rastrero. Huye a su querencia, dolorida, marcando su lesión… Y un servidor se lamenta de la mala suerte, de la situación…. Y cien veces metí mi cuchillo de remate en los escudos de ese tremendo cochino, esa guadaña con patas que acababa de segar a la más hermosa de las amapolas, esa fiera que tuve que ajusticiar pie a tierra por lo espeso del matorral y la caída del choque entre ambos…



Dios existe y camina por las veredas el mundo. Y cuando Amapola se perdió rumbo a su cuadra sin jinete, el Altísimo la encontró y puso su mano sobre las heridas privándolas de gravedad. Le dejó la secuela de la cicatriz para que nunca olvidáramos que el peligro existe, que el mal acecha, y que cuando menos lo esperamos nos puede robar lo que más queremos. Menos mal que nuestras oraciones traen bálsamos para los sustos de la vida…



Ahí está Amapola, con sus heridas cerradas y con unos días por delante para el descanso. La miro en la distancia. Ella contempla la sierra, sonriente, mientras masca heno fresco, deseando que sus apoyos se fragüen fuertes de nuevo para volver a correr por el campo tras los cochinos montunos… Y demostrar al mundo que tropezar está permitido… pero seguir adelante es obligatorio.

Dios te bendiga Amapola, y te de larga vida para conceder a los hombres encontrar la libertad cada vez que suben a tu lomo.

M.J. “Polvorilla”


                               Garrochistas de ganado bravo, ¿Origen o herencia?

martes, 22 de julio de 2014

UN ZORRO EXTRAORDINARIO

Amigos de mi blog:

De un tiempo a esta parte y coincidiendo con la puesta en valor del trofeo del zorro, están apareciendo animales descomunales y prestándosele mucha más atención a su caza, cosa que el que suscribe siempre ha hecho no perdonando a ni uno ni siquiera en monterías de postín. 32 tengo apuntados en mi diario de caza- a saber si alguno de ellos no sería un aparato- recordando muy especialmente un carbonero enorme que cobré hace muchos años en Mezquetillas- pero claro, entonces ni el rabo, por mor de las pulgas, les cortábamos.



Pues es en este momento cuando nuestro amigo Juan Antonio Díaz cobró un ejemplar fuera de lo común, que resultó ser récord de España y segundo en el ranking europeo de la especie.
Si de la sola manía de la medallitis fuera, quizás no hubiera merecido un sitio en este mi Blog, pero como nos cuenta tan requetebién en la revista Trofeo las circunstancias que concurrieron, se me ocurrió pedirle permiso al afortunado cazador que gentilmente accedió a su publicación.

                       
                    Juan Antonio Díaz con los zorros objeto de este artículo

Sin más, dejemos a Juan Antonio que nos cuente su cacería
Para acceder al escaner del original de la revista solo tienes que clicar AQUÍ

Recibid un fuerte abrazo y besos para las señoras

Lolo Mialdea

           
      Con un Zorro - Juanicos les llamamos aquí - en 1975. Las Mesas, Traviesa de Los Huesos


  PD: Hemos de estar agradecidos muy especialmente al personal de M.A de la Junta de Andalucía y sobre todo a mi gran amigo Lucas Llanes, que promovió todo este asunto de los zorros y su puesta en valor mediante interesantes artículos y seminarios impartidos en muchos sitios. Gracias compañero


lunes, 14 de julio de 2014

FUNDACIÓN APADRINA UN GUARRO

Amigos de mi blog:

Aun no conozco en persona al autor de lo que vais a leer - aunque a eso le vamos a poner pronto remedio - pero bien digo si afirmo que leer el libro que deja negro sobre banco un compañero cazador, lo convierte en un VERDADERO AMIGO, y Ángel Luis Casado Molina lo es, y de los buenos, tras enfrascarme ha tiempo ya en su obra MÁS ALLÁ DE LA CAZA.


                                                   
                                                 MÁS ALLÁ DE LA CAZA

Nuestra pequeña historia - hasta ahora - es muy simple. En un corto espacio de tiempo él publico su libro y yo mis "40 años monteando narrados en primera persona" cuando, no recuerdo de quien partió la iniciativa, nos pusimos de acuerdo para cambiárnoslo dedicados y a vara "hincá" vía correo


                             
                                    Ángel Luis en las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas

Yo disfruté muchísimo con su manera campechana y amena que emanaban sus relatos, entre ellos algunos cuentos para adolescentes, porque si algo le preocupa a Ángel Luis es eso: Presentar la caza tal como es, limpia y justificada, a los que vienen pisando tras nosotros.


                                        En la Sierra de la Culebra

Podría hablaros de su impenitente deambular por los Parques Nacionales, de su sinceridad al contar las cosas, pero... resulta que ha surgido un proyecto entre los dos que eleva a un honor inmerecido nuestra relación: ¡¡Me ha pedido que le prologué su próxima obra que se titulará "DE CAZA POR LAS 4 ESTACIONES"!!... y si sigo contando cosas me quedaré sin argumentos.

                                       
                                              Un buen día de Montería

Por otro lado se me ocurrió que deseaba- y bien que se lo merece - que dejara constancia escrita de alguna reseña o pequeño y sabroso artículo para colgarlo en mi Blog, cosa que a continuación os presento.
Entre tanto solo nos cabe relamernos en la espera.

Un millón de gracias, amigo Ángel Luis, por el honor que me haces. ¡Hay si fuera capaz de liquidar mis libros y pudiera dar la luz mi siguiente obra: "Desde el 2 de los caserones" al tiempo que tú. Lo mismo te llevas una sorpresa cuando me lance.

Y para vosotros, amigos todos, recibid un fuerte abrazo y besos para las señoras

Lolo Mialdea.


              FUNDACIÓN APADRINA UN GUARRO

En no pocas ocasiones hemos hablado que los cochinos marranos jabalines son más listos que el hambre o que sólo les falta hablar... por la mucha astucia que gastan. De la admiración que por ellos sentimos damos buena prueba en cualquier conversación que sobre la caza mantengamos en una reunión de amigos o de compañeros de fatigas. Algunos, además, le dedicamos relatos, episodios o incluso libros enteros como bien exponía en su artículo de la revista “Trofeo” nuestro querido escritor, cazador y experto en las andanzas del jabalí: Alfredo Martín González. Nos inflamos orgullosos cuando conseguimos poner alguno patas arriba con independencia de su tamaño o trofeo y esto con ninguna otra especie ocurre igual. ¿Por qué? Pues porque nos exige lo máximo de nosotros cuando intentamos darle caza consiguiendo que la adrenalina nos suba por las nubes. ¡Casi naaa!


                                            Ángel Luis es, además, un gran fotógrafo
                                          Jabalí en Sierra Madrona en un día de setas

Vuelvo al citado artículo de la citada revista del presenté mes de julio y aprovecho para discrepar con el jabalí que decía... “Que en las muchas ocasiones que nos dan esquinazo y se ríen de nosotros no nos interesa escribir... ¿Verdad?” Pues con permiso de Alfredo, le diré al citado cochino jabalí que se lea sus libros y en ellos encontrará ejemplos de sobra que dicen lo contrario; así pues, señor cochino, lea Vd. un poco más. Y en mi caso he de decirle que la mencionada “Asociación de Jabalíes de Castilla-La Mancha” surge precisamente por loar los fallos de un buen amigo, ya saben, mal meter un poco y echar unas risas (el autor del yerro no tantas) cada vez que un cochino nos dice... “¡Hasta luego!”
Aunque son dos las cartas que de la citada asociación aparecen publicadas en mi libro "Más allá de la caza" les voy a copiar una de ellas que, aunque sacada de contexto, espero que puedan  disfrutar. Dice así:

ASOCIACION de JABALIES de Castilla La Mancha
C/ La Sierra s/n
Castilla La Mancha.

En el campo, a 6 de febrero de 2012


De nuevo siempre odiado y nunca querido cazador:
Tras un año desde nuestra anterior carta (si no la encuentra, no se preocupe, le podemos enviar copia cuando Vd. quiera), de nuevo nos dirigimos a Vd. tras haber sido informados por algunos de los miembros de nuestra asociación de lo acontecido en la mancha La Campana y más concretamente en el puesto nº 5 de La Hoya.
En gratitud a lo allí acontecido, la FUNDACION APADRINA UN GUARRO quiere hacerles entrega, a Vd. y a su padre, de la ilustre insignia “Cerda de Oro”. Además, es deseo de sus miembros que pasen Vds. a formar parte de la misma y les trasladan su propuesta de ser miembros permanentes de la citada Fundación.
El acto tendrá lugar en una querenciosa baña muy próxima al lugar de los hechos en homenaje a los hermosos actos que tanto su padre como usted llevaron a cabo. Nunca antes tantos miembros a la vez habían confesado tan gratas experiencias. Algunos dijeron que a modo de guardia de la porra, con los brazos extendidos, en cruz, les facilitaron el cruce por la traviesa sin sobresalto alguno, ni siquiera de los extraños ruidos del pim, pam, pum. Otros, que sí oyeron semejantes ruidos, confesaron que los escucharon tan lejos de sus cuerpos que pensaron eran salvas al aire en su honor. En fin, que están los cochinos del lugar más contentos que nunca y dada su reiteración pro-cochinera pues ha surgido la idea de la invitación que nuestra asociación ahora les traslada.
Confiamos en contar con su presencia ahora que en estos días tenemos luna llena (ya sabe que en nuestras costumbres está la de salir todas las noches).

Siempre en sus sueños,
Sus Scrofa.

Que de entre toda la literatura que por fortuna y gracias a sus autores tenemos, que alguien relevante por sus libros de éxito y buen hacer se haya parado en mi primer libro para citarlo... me ha llenado de sorpresa y de alegría. Por ello, no he tenido otro remedio que compartirlo con todos mis amigos, y ahora con ustedes, aprovechando el púlpito de Lolo Mialdea para agradecer a Alfredo su cita. Apreciado Alfredo, demasiado honor para mí.
Y a ti, Lolo, darte las gracias también por la oportunidad de hacerlo desde tu blog, que amplifica con generosidad la difusión de mis pensamientos. ¡Gracias amigo!

Ángel Luis Casado
www.masalladelacaza.es


jueves, 3 de julio de 2014

REFLEXIONES MONTERAS: LO CORTES NO QUITA LO VALIENTE

Amigos de mi blog:

Tras unos tiempos especialmente dolorosos para mi (no viene al caso contaros), retomo mis entradas con lo que he ido publicando en Trofeo o Caza Mayor para que no sea todo intentar vender mi libro "40 años monteando narrados en primera persona" y poderme lanzar a editar mi tercer título que se titulará "Desde el 2 de Los Caserones"



El artículo que os traigo "Reflexiones Monteras: Lo cortés no quita lo valiente", a la par que ameno, nos enseñará algunas cosas de esas que solo te pueden pasar monteando. Por mi parte solo espero que os guste como gustó a los lectores de TROFEO

Os recuerdo que sigo con mi campaña para desprenderme de los últimos ejemplares de mi libro. Aún estáis a tiempo.



Para acceder al artículo perfectamente escaneado solo tienes que clicar AQUÍ

Recibid un fuerte abrazo y besos para las señoras.

Lolo Mialdea