martes, 26 de febrero de 2013

RECECHANDO CON MURPHY

Amigos de mi Blog:

Una vez más tengo que disculparme por lo poco pródigo que me he mostrado últimamente. Una temporada sobrecargada al final -¡Que gozada!- y que terminó el fin de semana del 16 y 17 en Serpa, Portugal, me han traído a malparir. Ya os contaré de esos días porque la cosa tuvo "tres días con pasado mañana", pero solo sabed que media un cochino excepcional del que veréis las fotos y conoceréis su historia cuando lo publique en Trofeo.


Pero dejémonos de tonteras y vamos con mi ciberamigo, el vallisoletano Diego Corral, y su rececho inolvidable tras el duende del bosque: Nuestro escurridizo y siempre sorpresivo corzo.

Personalmente su relato, escrito a trallazos cual tiros de rifle, me ha recordado algo que no por sabido conviene olvidar: La perseverancia y la fe, por muy negras que se vean las cosas, son la madre de éxito en cualquier cacería de verdad; que la suerte siempre acompaña a los mismos y por algo será. No sé, pero siempre recuerdo lo que me dijo mi tío Beni cuando le alabé, siendo su secretario aun, un lance que me supo a magia porque pareció intuir al marrano:
       - Niño, al saber estar le llaman suerte. ¡Ahí queda eso!

Sin más os dejo con el relato de Diego, pues yo no merezco más protagonismo que el de brindarle este espacio.

      Para acceder al original del autor solo tienes que pinchar AQUÍ.

      Un abrazo y besos para las señoras

      Lolo Mialdea.






 Fdo: Diego Corral

lunes, 11 de febrero de 2013

ENSEÑAR A LOS NIÑOS (...y II)

Amigos de mi Blog:

Otra vez he de disculparme por el bajón en la frecuencia de las entradas que os dejo. Por fortuna la causa no es otra que no parar de montear desde Ciudad Real a Portugal, y si no cazo se me seca el magín de las ideas y... ¿de qué escribo? Nombres tan sonoros y cantarines como Juan Antón, Huerto Cepas, Viñas y Cañadas, Las Mesas, Corralizas Bajas o Navamartina entre otras, aun repiquetean en mis oídos acompañados de ladras, arrollones y tiros. ¡Placer de dioses para nosotros! Y lo mejor es que aun me queda una experiencia que va a ser inolvidable: Montear en Portugal los próximos 16 y 17 en la finca Heredade do Topo (Manchas de Talhes y Topo) en sana mezcolanza de sevillanos, onubenses, lusitanos y cordobeses. Ya tendréis noticias de esta gotita de perfume guardada para el final.




En esta ocasión os traigo la que podríamos llamar segunda entrega de "ENSEÑAR A LOS NIÑOS", aunque los amigos de TROFEO la han titulado como "La Montería. Escuela de cazadores", y si en aquel primer artículo os comentaba cómo me las apaño yo para enseñar a mis propios hijos -y antes que a ellos a los muchos chavales que me han hecho de secretarios- en esta ocasión os cuento cómo se lo montaron de bien mis tíos Beni y Andrés para volverme un apasionado de la Montería Española y sus mil vericuetos. Quise ser agradecido y les dediqué mi primera obra literaria de cierto calado. Así lo hice y me ratifico:

                                 A mis tíos Beni y Andrés
                                 pues sin ellos no sería montero, 
                                 al menos no el que soy.

        Que yo sepa esta es la primera foto que me hicieron, de broma, con una escopeta "de Verdad"

Por mi parte solo espero que estas letruchas os traigan gratos recuerdos a los veteranos... y a los jóvenes la enésima parte de las enseñanzas que recibí.

Tras leer esta modesta entradilla, solo tienes que pinchar AQUÍ para acceder al escaneo del artículo publicado en Trofeo Caza Mayor, el pasado mes de Enero


Recibid un fuerte abrazo y besos para las señoras.

Lolo Mialdea