lunes, 22 de octubre de 2012

La caza del jabalí en Marruecos. Un artículo de los años ‘50

                     
Gracias a los muchos amigos que tengo y que conocen mis inquietudes, en esta ocasión Joaquín Benet *, muy de vez en cuando cae en mis manos alguna auténtica joya de temática cinegética, cual es el caso de este artículo escrito por un tal Antonio Santos, en fecha indeterminada, pero que rondará los años cincuenta y muchos, ya que cita la independencia del país alauí y ésta se produjo en 1956.



Años 70. Buena batida en Feuchelar. Foto archivo autor



Aquellos que me conocéis y que seguís mi Blog o leéis Trofeo, recordareis el par de articulejos que le dediqué allá por mayo pasado a la caza del jalufo en “El Moro” tras mi gozosa experiencia en aquellas tierras, en enero pasado; el primero dedicado a lo que sabía de la historia de los “Cazadores españoles en Marruecos” y el segundo a mi propia experiencia montera en aquella apretadísima gaba** , más la cosa no tendría mayor trascendencia de no concurrir una serie de coincidencias que me pusieron la carne de gallina. 
Vamos a ello y al final os dejaré un apunte curioso que se remonta a 1.928.

Años '60. Una foto de mi archivo que bien pudiera formar parte de artículo original.


En primer lugar he de admitir que de no mediar a mi vista  el documento escaneado y las fechas que se citan, hubiera asegurado que se trataba de un escrito de rabiosa actualidad tal es lo poco que han cambiado las cosas en lo profundo de aquel territorio. Tanto el estilo de montear como el léxico empleado son prácticamente idénticos. ¡Incluso su manera de narrar, que me recuerda lejanamente a D. Antonio Covarsí, se parece a la mía!


Con la gente que batía la gaba y los perros. A mi Izquierda Kalali. ¿Años 50... Año 2011?... No hay diferencia. (Foto del Autor)

Otrosí digo que hasta hallo parangón entre el personaje que cita el sr. Santos como “Tanyagüi” con el extraordinario cazador, batidor y pistero Kalali, objeto ya de numerosas citas en este blog y del que me honro en ser su amigo. Otro tanto podría decir de los kabileños de la historia y los Abdelazis, Farrak o Didah por mí conocidos. ¡Pero si hasta me despertaron los rezos del almuecín en Tetuán

  Parte de los kabileños participantes en mi cacaería. ¿Acaso no podrían ser los mismos del relato? (Foto del Autor).


Pero es que metidos en harina, y ya a perros sueltos, cuando el autor describe las posturas “con mucho monte y poco tiradero” parece que me esta leyendo a mi o yo a él, y es que, repito, fueraparte detalles insignificantes, poco o nada ha cambiado a la hora de echar las “camas”.

Para terminar de ponerme los pelos como escárpias, cuando leí –en verso– el lance que describe… ¡¡Es que está describiendo casi paso a paso el vivido por mí!! ¡Es que hasta la bala era una Brenneke aunque del 12 en mi caso! Salvo por que mi jalufo no hizo “la estatua” unos instantes, tanto las circunstancias, mi reflexión en aquel momento cumbre, y el mismísimo tiro, fueron calcadas. A vuestra elección dejo retrotraeros a mi relato: (http://lolomialdea.blogspot.com.es/2012/08/mi-primera-experiencia-marroqui.html
para corroborar lo que digo. Si no, mirad la foto del tiro que recibió mi marranaco, foto que jamás hubiera osado publicar de no mediar estas circunstancias. ¿Testigos? Haberlos hailos.



 Efecto demoledor de una Brennke a 10 metros. Tal debió ser el tiro de A.  Santos (Foto del autor)

He de ir terminando so pena de convertir esta entradilla en un artículo en toda regla, más no quiero dejar de citar la enésima coincidencia, ésta referida a monterías en nuestra España:
Antonio Santos nos habla de dos manchas que me son muy queridas: La Aljabara y Las Chiveras, y cita lo que le ocurrió en una ocasión en que por no tirar “de pico” un venado, este se le la jugó. ¡Vive Dios que está narrando lo que me ocurrió a mí en la armada de Casablanca de la finca de Valdelosdoblaos un 24 de noviembre de 1.982! Escrito está ya en un libro de próxima aparición. ¡Que me parta un rayo si miento! Si es que hasta ambas manchas están en mi querido Montoro, y cercanas una de otra.

Al comenzar os hablaba de un apunte curioso, y con él termino: A nadie escapa que los españoles cazaban en Marruecos desde mucho antes que el Sr. Santos, sobre todo en tiempos del protectorado. Lo que no sabía hasta leer a mi amigo Mariano Aguayo en su “Del monte y la montería” es que ya en 1.928, mis paisanos de la Peña Campera ya organizaban expediciones tras los jalufos. De tal libro extraigo esta foto que sirve de postrer testimonio y homenaje.

        Rehalas de la Peña Campera Cordobesa embarcando rumbo a Marruecos en 1928


Espero que os guste tanto esta entradilla como el aporte de hoy. Poneos en situación y soñad, que es de lo poco gratis que queda en estos tiempos.

Para acceder al enlace que lleva al artículo, pinchad AQUÍ

Un abrazo para todos y besos para las señoras.

Lolo Mialdea

…………………………………………………………………………………………………………………………………..
*Joaquín Benet es quizás un mito viviente, un modelo de español que pasa medio año tras los cochinos rifeños. Un servidor tiene la inmensa suerte de ser su amigo.
** Gaba: El monte.


viernes, 5 de octubre de 2012

VALPEÑOSO


Amigos de mi Blog:

En esta ocasión os dejo el articulo que publiqué en Trofeo (¿cuántos van ya, Dios mío?) el pasado mes de septiembre que apareció con el título de "La montería de mi vida". Yo comprendo que este encabezamiento tiene más "gancho" que el que yo escogí, que no era otro que el nombre de la mancha de autos, una de las cuatro y media de la famosa finca "La Loma de la Higuera": VALPEÑOSO.

Tampoco fue, ni de largo, la montería de mi vida, más he de reconocer que sí es la que, hasta ahora, me ha resultado más emocionante.

Pienso y pienso en que más añadir en esta entradilla, y nada se me ocurre. Si acaso citar los rotundos nombres de las manchas de esa excepcional finca, no sea que los avatares del tiempo y los sucesos que arrastra terminen por descuajaringarla, como ha ocurrido tantas veces en otros casos, y se pierdan en la noche de la memoria montera:

A la ya citada de Valpeñoso, se unen El Conductero, Matamoros y Las Carboneras. ¡Si esto no suena a música serrana, que baje Dios y lo vea!

Os dejo pues, los primeros párrafos del artículo de marras para que abráis boca:




"He tenido, como muchos de ustedes, puestos magníficos con los marranos, alguno de cobrar muchos como el día del manchón de Juanelo en La Aljabara o en el de Los Duques en Las Alcornocosas.  También, y por ahí está escrito, otros con lances soñados tirando y cobrando muchos marranos en jurisdicción como me pasó en La Gallega, pero este 22 de Noviembre de 1.998, sin saberlo, me disponía a vivir la montería a cochinos más bonita de mi vida. Echábamos Valpeñoso entre amigos y aquello fue un número
 ¿Un número? Pues si, porque en un manchón dado  entre 19 monteros cobramos 31 cochinos, tirando y matando los 19 y no fallando nadie ni un solo marrano. ¡¡ Excepcional!! Realmente no he vivido, oído o leído que jamás haya sucedido algo tan extraordinario.
Admitamos que todos los presentes, que no nombro porque estaría feo que me dejara alguno en tan señera montería, fueran monteros curtidos en mil batallas. Admitamos incluso que tiráramos todos, aun tratándose de marranos y en finca abierta, pues lo que echamos de Valpeñoso representará un 15% del total de la superficie de La Loma de La Higuera. Pero lo realmente inaudito es… ¡¡ Que no se fuera ni un bicho, con lo que son los marranos!!"


Para los que entréis por primera vez en este vuestro sitio, solo tenéis que pinchar en AQUÍ para acceder al escaner del original. Ojalá os guste.

Recibid un fuerte abrazo... y besos para las señoras.

Lolo Mialdea