domingo, 4 de marzo de 2012

MONTEAR EN PRIMAVERA

Monteando entre margaritas

Debe de ser que a pesar de los pocos días que hace que se nos terminaron las monterías, ando ya con el mono (con semana de pasión para el que suscribe por culpa de un virus, o eso dicen, que entre otras me hizo perderme Azapiedra).

El caso es que me ha dado por echar la vista atrás y se me ha venido a la cabeza un articulejo que escribí hace un par de años en Trofeo por encargo expreso de mi querido, y aún convaleciente director, José Ignacio Ñudi. Por entonces el Aujeszky castigaba a base de bien en nuestra cabaña porcina y los cochinos pagaban el pato hasta en plena primavera, con casi todas la marranas paridas. La administración llegó a obligar a montear en tan nefastas circunstancias; y yo acudí a alguna... más por ocupar el paso y evitar así que alguno se pusiera y tirara las jabalinas con rastra (lo que no quita para que disfrutara una vez en la sierra). Poco importa que el relato corresponda a Las Tejoneras y las fotos al Puerto del Gavilán: Lo mejor es el dibujo que me hizo mi hijo (y que os adjunto) cuando le conté mis reflexiones.


Ignoro como lo vivisteis vosotros, los andaluces, y que opináis los de fuera de estos lares. En fin, que no me enrollo más y os transmito, a través del escaner de aquel texto, lo que fueron mis sentimientos de montero viejo.  

Para ello simplemente pincha AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario