domingo, 27 de enero de 2013

LOBI: EL LOBO DE RUBÉN TOLEDANO

Amigos de mi blog:

Ante todo disculpadme por esta "larga" ausencia, pero  las circunstancias (tristes) y el mucho montear -¡que no falte!- me han impedido mantener la frecuencia acostumbrada en mi/nuestro blog.

...Y es que cuando digo tristes no hablo de cualquier disgusto tonto y tópico. Es que resulta que mi tío Andrés, Andrés Mialdea Hidalgo, un grande de la montería cordobesa; creador de un coto que a base de sacrificio se ha convertido en un referente para los buenos monteros como son "Las Mesas", nos ha dejado tras luchar contra un corazón que no le cabía en el pecho. No puedo por menos que dejar constancia de mi profundo dolor en esta entrada, pues no solo era mi tío, es que fue mi medio maestro y ...y yo lo quería con el alma. En su día, y con la perspectiva que da el tiempo, merecerá, más que nadie, un recordatorio desde este espacio "cibermontero" ( ¡que "palabro" acabo de inventar, Dios mío"!) Pero vamos al lío, que hoy es el día de Rubén Toledano y su loba.


                                              El autor de este relato en su entorno natural

 He de confesar que en un principio me sorprendió muchísimo que aquella entrada de meses atrás sobre el "Lobo del Valdoguín" -¿ recordáis?- batiera todos los récords de entradas en el Blog. Luego, a base de reflexionar y dejar vagar mi propio subconsciente, comprendí. El lobo es, con mucho, el animal más atractivo, mezcla de atavismos, leyendas y nuestra propia genética, el verdadero "tótem" de nuestra fauna española. Un servidor, que lo ha tenido en la cruz del canuto sin pensar siquiera en rozar el gatillo, y los ha oído aullar en lo más perdido de las sierras de Cardeña y Montoro; evocándolo hoy con la claridad meridiana de mis recuerdos juveniles que aun me provocan un escalofrío, cree saber de lo que habla.


                                      Catar las manchas en verano es fundamental

Pues en este contexto me sorprendió aun más que un montero experto y curtido como Rubén, se pusiera en contacto conmigo a través de facebook comentándome cuánto le había hecho mella el ya citado relato del lobo cántabro, y añadiendo que él tenía su propia experiencia personal pues poseyó -si eso es posible en este animal- una loba cuando era niño.


                          Rubén, como se puede comprender leyéndolo, es amante de los animales y cazador

La misiva me echó el "tarro de pensar" a funcionar y no tardé en invitarlo a que se lanzara a contarnos su experiencia. No me sorprendió su aceptación: Lo que si me dejó perplejo es la calidad humana y la tremenda fuerza del relato que recibí días más tarde.

                                                                    ¡¡Cazando!!

Tengo que deciros, amigos todos, que muy pocas cosas me hacen -¿como lo diría?... ¿extremecerme?- en lo tocante al campo y sus alucinantes aconteceres. Pues bien, Rubén y Lobi consiguieron sorprenderme: He aquí su historia. Si disfrutan solo la mitad que yo, me doy por más que satisfecho.

Llegados a este punto -pobre introducción de lo que les aguarda- solo tienen que clicar AQUÍ para acceder a la historia de Lobi y Rubén.

Un fuerte abrazo para todos y besos para la señoras.

Lolo Mialdea


8 comentarios:

  1. Gracias. Me alegro mucho que te guste.
    Rubén

    ResponderEliminar
  2. Precioso relato el de Rubén. Lolo, siento mucho lo de tu tío.

    ResponderEliminar
  3. Rubén, precioso relato. Lolo, lamento lo de tu tío.

    Un abrazo para todos,

    ResponderEliminar
  4. Gracias por lo poco que me toca. El mérito es de Rubén. Y gracias, Juan y Rafa, por acordaros de mi tío Andrés.

    Lolo

    ResponderEliminar
  5. Ah: Yo debo estar en el corredor de la muerte porque llevo España demtro de mi corazón. Lo digo por el 1er comentario. Jaja

    ResponderEliminar
  6. Desde todorehalas te queremos dar nuestro mas sincero pesame, y yo como primera persona (el pana) tambien, un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Amigo Pana y compañeros de todorehalas: Os agradezco de todo corazón vuestro pésame. Muchas gracias.

    Un abrazo. Lolo

    ResponderEliminar