lunes, 29 de septiembre de 2014

ENTRÓ CUANDO NO DEBÍA ( UN GRAN VENADO EN EL TREBOLAR)

Amigos de mi BLOG:

Así da comienzo el artículo de marras, publicado en la revista CAZA MAYOR del mes de septiembre de año en curso:

"¡La madre que me parió a puñetazos!, y me explico:
Decidió Rafa Ruda que aquel año "descansaría" la mancha del Conductero y dar en montería Valpeñoso, al contrario de lo que solía, y se planteó (¡Que tío tan incansable!) echar la primera solo a cochinos. Todas son manchas de La Loma de La Higuera junto con Matamoros y Carboneros. Corría un 4 de diciembre de 1993.
                                                 Aquel día en el 5 del Trebolar

Por aquel entonces frecuentaba yo mucho aquella bendita fina, ya fuere para montearla o simplemente para pasar un fin de semana, por lo que estaba al corriente de lo que tenía la mancha.
Todo el mundo hablaba y no paraba de un venado aparatoso que siempre rondaba los llanos de la entrada, pero yo no lo había visto nunca y tuve el presentimiento de que me iba a entrar a mi en aquella ocasión en que no se podía tirar. Puede sonar increíble pero es la pura verdad y así se lo dije a Isa y a Pitu, que me acompañaban al puesto, el 5 del Trebolar. ¡Por supuesto se lo tomaron a chunga!"
                Otro día de Montería en La Loma, esta vez con mi hijo y su escopetilla de feria.

Pues bien, querido camarada, si sigues leyendo te encontrarás con una de las situaciones más rocambolescas que me han pasado en montería, y mira que me a ocurrido "de to".
Te lo presento como siempre que se trata de prensa escrita, debidamente escaneado del original. Supongo que tiene más valor. 
Espero que os guste y os riáis un poco a mi costa.

Recibid un fuerte abrazo y besos para las señoras
Lolo Mialdea




3 comentarios:

  1. Discúlpeme, pero yo le llamo LOLO. Así sucede, a mi me ha pasado.En una hilera de "descansantes" con mi prima KALI y su esposo VASCO, recorríamos el campo, a caballo, para mirar y ver, las bellezas que sucedían. Un PEÓN de la Estancia, me dice, "QUE LE PARECE ESE" , y un ciervo de la pampa, que para nosotros es grande, (Un 10 puntas). pasó corriendo, al lado de nuestra "formación". No lo pude comprender, y yo tenía la carabina, que con apuntar sería lo suficiente. Ese día no tiré y me fuí explicando el porgué?. Siempre me acuerdo, de ese episodio. Atentamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra de tantas anécdotas increíbles que no reserva el campo y las reses. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Lolo,
    otro gran relato y aunque fue una oportunidad perdida, opino que hicistes lo correcto.

    ResponderEliminar