viernes, 7 de octubre de 2011

¡QUÉ VERANITO, DIOS MÍO!

           La corrección y maquetación de un libro bien gordo; la completa “creación” de otro (que os regalará Trofeo en noviembre o diciembre), el parto del equivalente a diez artículos, etc, etc, etc... y menos mal que me ha ayudado en todo el amigo Miguel Ángel Búa (y que me colgará esta entrada porque todavía estoy terminando el último)... ¡y solo tres días de cacería! Hacedme caso, compañeros, no caigáis en la trampa y salid al campo so pena de que se os cierre el tarro de las ideas y el estrés os ponga de una mala leche de... en fin, mejor me callo. ¡Qué veranito, compañeros!

Primer día de cacería: En Nueva Carteya, de aguardo a los conejos por la tarde con Miguel Ángel Vara, mi compañero de menor. Al ir a ponernos, parvas de orejones que se ven de lejos y que se van escamotando conforme nos acercamos. "¡No pasa na, coño, ya volverán!" Una vez puestos, más conejetes que se mueven como si llevaran un cohete en el culo. ¿Cargamos el aire? Pues no. Al rato entra uno por dirección prohibida y lo mato. ¡Venga, que esto “entoabía” se arregla! Va llegando el lubricán, y con él la hora buena, cuando... un abuelete del pueblo se nos pone al lado mandando a tomar por... bueno, por donde amarga el pepino, el resto de la tarde. ¡Joer, con lo grande que es el campo! ¿Que no se dio cuenta el hombre? Pero si hasta nos saludó al llegar. Tiró cuatro “cuniculum”, mató 3 y se puso a buscarlos cuando faltaba media hora de luz, metiendo más jaleo que un burro en una cacharrería. Luego se marchó sin despedirse, claro. ¡Si es que hay gente pa tó! Hasta septuagenarios pasotas en los pueblos donde antes solo había respeto

Segundo día de cacería: Volvemos de aguardo porque estoy remolío. Dice Mr Vara que vamos en plan cómodo, a un sitio donde hay conejos a “jierro”. To la tarde a la fresca de los 35º cordobeses y no vemos un jopo... ni cuando nos vamos en el coche, que siempre vemos un webo. ¿Se habrán muerto? ¡Y un cuerno!: A la semana siguiente vuelve mi compañero con su perra Reina (ya han abierto la puerta a los canes) y se divierte cantidubi. Sin comentarios. ¡¿Se me habrá pegao algo de nuestro amigo el montero gafe?!


Tercer día de cacería: Esta vez le echo narices y vamos a patear terrones entre los olivos. No es que sea más perro de Veguitas, es que tengo las dos rodillas pal arrastre. Al poco un orejón se deja asesinar al borde del carril (¡Vaya, pues me he quitado el bolo!). Miguel Ángel falla uno donde Cristo perdió la estilográfica (aclaro que solo se puede llevar una escopeta y nos vamos turnando). Pasa un rato y Reina hace la primera faena de orejas y rabo: Se queda puesta en una brazada de ramón, del que luego se quema en invierno, pero el inquilino se niega a botar. Le digo a mi compañero que le arree una patada, y el muy animal levanta en vilo el jato. Salta el conejo como un obús y... ¡pum, pum! le descerrajo dos taponazos; el segundo tapado ya. ¿Pa que le repites si lo habías dejao frito? Me dice mi compa. ¡Y yo que sé, que desde tu sitio lo verías muy bien, pero desde el mío...! le digo más contento que unas pascuas. Ya de retirada ve el colega un conejo parado en un plantón nuevo. Esperamos a que la perra llegue... pero no aguanta, salta para abajo como un avión (¿estarán tirados estos animalitos?) y lo deja frito. ¡Me vuelve a tocar! Casi llegando al coche reina me para otro “mushasho” y se lo mato mu bien matao. ¡Morgan, que yo no estoy acostumbrado a tirarlos así de fáciles, aunque salgan a porta gayola!, le digo. Trae pa ca esa perra que me la como a besos, añado. No, que eres mu bestia y eres capaz.., me respondo. Al final una foto que os dejo para que la veáis. ¡Gran día, de verdad!



Quedaba un cuarto día de tiros, en Obejo, en plan de divertirnos con las codornices sembradas y que disfrutara la perra. Íbamos a ir cuatro, pero a mí el deber me llamó, y me tuve que ir a enseñar a medir cuernos a Ibercaza Jaén. ¿Que como se les dio? Pues miren la foto del colega. “Mardita” sea mi suerte; menos mal que ya mismo nos liamos con las reses y los zorzaletes, que es lo que me gusta más que mojar sopas.

Saludos compañeros.
      

13 comentarios:

  1. Miguel Ángel Búa7 de octubre de 2011, 0:49

    Jobar, Lolo, con esa pinta no se puede salir en el blog, que pareces el guarda de la finca jajajaja. El Vara sí que tiene pinta de cazaor... ¡Vaya pose y vaya percha!. Claro que con una perra como esa...
    Enhorabuena por esos conejillos. Ahora, a por las reses.

    ResponderEliminar
  2. Es que uno no es presumido en el campo y me sobra casi to. Vamos, que soy de los de ropa vieja. El Corte Inglés se lo dejo a los "menistros".

    Un abrazo, colega

    ResponderEliminar
  3. yo también estoy operado de menistro, también tengo las rodillas pal´arrastre

    ResponderEliminar
  4. Pues podemos fusionar nuestros blog y llamarlos "El blog de los cojos" jeje ¿Es que acaso somos menos que el Santander/Ferrari o el BBVA?

    ResponderEliminar
  5. Lolo, buen cazador, no metas "asesinatos" en tus textos caceros que me revuelvo... Y dónde estén los conejos acehados, pateados y cobrados con un perrito bueno que se quiten esperas a calzón quieto a los orejudos.

    Ya leo que os divertís antes de que comience la general, y así uno le va tomando los puntos al campo y a eso que llaman la puntería.

    Qué bonita es la caza, qué alegría...

    Saludos y buena caza.

    ResponderEliminar
  6. Amigo campero: Te voy a dar dos razones que justifican los aguardos a lo conejetes que seguro que te convencen.
    1.- Como habrás leido en los anteriores comentarios estoy medio cojo. Condromalasia rotuliana le llaman los galenos. Eso me hace dosificarme inteligentemente para no pasarme 4 o 5 dias anclado en casa, o tenerme que salir de la mano y pedir que me recojan en cualquier lado.
    2.- Loa aguardos diurnos (los nocturnos me ponen de los nervios y prefiero recechar por la noche, como las monterias, ofrecen oportunidades únicas para ver cosas que de otro modo nos pasarían desapercibidas. Ese lagarto cazando, el vuelo rasante de un azor en pos del conejo que pretendes tirar, la cuadrilla de melones (hozico en culo del que le precede) que carean en busca de su cazadero, etc, etc, etc. Sin ir más lejos, el día de la primera cacería que os cuento, nos entraron "a cogerlas con las manos" un par de liebres y un perdigón. ¡Que estampas, Dios mío!
    Estoy seguro de que como buen cazador sabes de sobras que, a veces, lo de menos es tirar
    Un saludo, cofrade.

    ResponderEliminar
  7. Estimado Lolo,

    Ante la primera de las razones cierro pico y no digo más, pues entiendo que todos los que de verdad sentimos pasión por la caza podemos disfrutar de ella en la medida en la que nuestras condiciones físicas nos permitan. Todos mis buenos deseos para que esa dolencia no vaya a más y moleste lo menos posible.

    En cuanto a la segunda apreciación, decir que la observación del campo la hago esté en un puesto fijo o pateando al salto, y es bien cierto que hay momentos del día y maneras apropiadas para ser testigo admirado de la Naturaleza que se despliega delante de nosotros apenas avivemos los sentidos, aunque haya escenas que nos perturben o incomoden, claro.

    Saludos y buena caza.

    PD: Mil perdones si he parecido grosero.

    ResponderEliminar
  8. No, por Dios, de grosero nada. Quedate tranquilo y comenta tanto y como te de la gana.
    Yo fi quizás que se edxpresó mal, porque a las 2 o tres espewras anuales debería haberte hecho ver que hecho cientos de horas atalayando y espiando a la naturaleza sin rifle ni escopeta. Debí decir "además de otras formas de....."
    Un abrazo y disculpame tú si es el caso. Lolo

    ResponderEliminar
  9. Hola Sr. Campero. Leo vuestro comentario en blog y no entiendo mucho. Tal vez yo ingles y no comprenda su motivo enfado. Caza es muerte y sangre. Deporte rudo. Se comprende expresion ruda. Usted no debe asustarse por palabra "asesinato". Tal vez usted cazador poco tiempo. Por favor no enfado.
    Un saludo de Inglaterra
    Charles Wilson

    ResponderEliminar
  10. HI, Mr. Wilson, i´m the "geif mountainwalker", how do you do?...
    un abrazo a todos... no sabía que tu blog se había puesto tan internacional ...pero , "bienvenido Mr. Wilson" (andá!! como la película de Berlanga de Villar del Río...)

    ResponderEliminar
  11. Dear Mr. Wilson,

    My english is so poor, so I can´t answer in your language, as would be correct ...

    Indiscutiblemente, la caza implica la muerte de un animal, sí. Pero considero que la caza va más allá de matar a un animal: es pasión por el campo, por las especies, y si el acto de cazar termina en muerte es algo que no debemos maquillar, pero sí nombrar de manera correcta, y esa palabra no es el "asesinato".

    Llevo cazando muchos años aunque soy medianamente joven, y siempre he tenido un gran respeto por la naturaleza y las piezas de caza. Yo no "mato" las piezas de caza; las "cazo", cosa que para mí es muy distinta por todo lo que esta pasión conlleva. Al menos, yo lo entiendo así.

    Saludos y buena caza / Greetings and good hunting.

    PD: Gueif, el tuyo va camino de ser igual de internacional, y si no al tiempo.

    ResponderEliminar
  12. Hola Sr. Campero. El mío Spanish no es bueno pero algo pueda escribir tal vez tu entiende.
    Mucho agradecido por la tuya explicacion. Yo entiende tu dices de caza y muerte. Yo tambien caza animales y no pienso asesinato pero pienso es solo expresion sin mal pensamiento. Por favor no hacer problema entre nosotros cazadores pues ya encuentra mucho problema con personas no gusta caza. Intentar no creacion problema entre nosotros cazadores. Esta personas buscan nosotros peleamos. Mejor paz entre todos.
    Saludos a todos cazadores spanioles
    Charles Wilson

    ResponderEliminar
  13. Dear Mr. Wilson,

    Por supuesto que no pretendo enfrentarme con nadie, y mucho menos entre nosotros: los buenos cazadores. Sólo hago un comentario de cómo veo la caza en el campo y en las palabras. Y eso creo que es lo bueno de sitios como este, donde su autor permite que expresemos nuestras ideas con respeto y sin ofender a nadie.

    Así pues, sigamos con este buen ambiente y disfrutemos de nuestra pasión: la buena caza.

    Best regards.

    Saludos y buena caza.

    ResponderEliminar