lunes, 18 de noviembre de 2013

UN BLACK BASS DE DOCE ARROBAS

Amigos de mi blog:

Antes de colgaros el artículo de este mes en Trofeo, por aquello de rellenar esta quincena, os regalo este otro trabajo de mayo de 2010 en la misma revista de mis entretelas.


 
 


En su día, al contrario de lo que me suele pasar - medito algo el "guión" de lo que pretendo expresar - este articulito me salió solo, como un rapto de inspiración, y por ello mismo me gusto mucho...recuerdo. Algunos de vosotros pensareis que no fue más que el sueño de una tarde de verano, pero ¡Que va!. Aun recuerdo aquellos marfileños colmillos brillar al sol del lubricán.


El tramo del río Guadiato donde se desarrolló la historia. Hoy, para mi mal y el de tantos enamorados de lo virgen y prístino, estas imágenes nunca se volverán a ver. La inevitable máquina del desarrollo ha sumergido estas pozas brillantes bajo casi 20 metros de agua tras la subida del pantano de La Breña II


Otro detalle simpático es que le pedí a mi hijo Manuel, gran dibujante a estas alturas, que me hiciera un boceto de lo que el imaginara tras leer lo escrito por su padre: ¡¡ El puñetero lo clavó !! Ni en una fotografía se podría expresar mejor el momento.


 Mi perro Ciro, que me mirará desde el cielo de los perros buenos, solía acompañarme en mis salidas de pesca. Tal se diría que pretendía cobrar el black bass cual si se tratara de un zorzal

Por último disculpadme la mala presentación - mi querido amigo Miguel Ángel Búa esta el hombre muy liado y con problemas con "la internet" - de modo que me la voy a jugar y a ver que sale.

Recibid un fuerte abrazo y besos para las señoras.

Lolo Mialdea

No hay comentarios:

Publicar un comentario